Toyosatomimi no Miko

Volver a Symposium of Post-mysticism


ThGKMiko
Taoísta Shoutoku
Toyosatomimi no Miko

Habilidad: escuchar a diez personas a la vez.
Nivel de amenaza: bajo.
Nivel de amistad con los humanos: muy alto.
Principal lugar de actividad: elusivo. 


Una santa que ha despertado de un largo sueño. Desde su nacimiento, poseía extraordinarios talentos y estaba destinada a superar a la humanidad.
Es capaz de entender a diez personas hablando a la vez y de darle respuestas precisas a cada uno. De niña, se dice que creó las estatuas de los Cuatro reyes celestiales a partir de zumaque chino y que construyó para ellos el Templo Shitennou. Como apunte, una anécdota dice que nació en un establo, pero eso parece ser una simple broma (de acuerdo con ella, “es inconcebible que alguien tan noble como yo pudiese haber nacido en un lugar tan maloliente como ese”) (*1).
Ahora, es una ermitaña que ha superado su humanidad. Sin embargo, parece ser que no ha cortado del todo su conexión con el mundo secular y tiene la tendencia de involucrarse con la sociedad humana. Probablemente esto sea un retazo de sus días como gobernante.
Su personalidad es inesperadamente informal y suele bromear. Pero en una confrontación directa no solo no muestra vulnerabilidades, sino que sus oponentes sienten que mira a través de ellos, sintiendo temor.

Habilidad

Su habilidad es sencilla y simple, pero es un don natural, y se cree que ahora mismo posee otras habilidad sobrehumanas. Podría ser llamada sobrehumana de nacimiento.
No es tarea fácil escuchar y comprender a múltiples personas a la vez. Yo tengo la habilidad de recordar cualquier palabra que escuche, pero solo puedo recordarlas en un orden secuencial. Si dos personas me hablan al mismo tiempo, suele pasar que solo recuerdo lo que ha dicho una de las dos. Es más, solo soy capaz de recordar, así que se creía humanamente imposible que alguien también pudiese entender y responder a varias personas a la vez.
Sin embargo, debido a esto, su oído es extremadamente agudo, algo que le dificulta vivir una vida normal. Lleva orejeras, un objeto que permite tranquilizar la mente callando las voces de los demás. Al contrario, también pueden utilizarse para centrarse en una sola voz, una voz débil. Uno podría decir que sus oídos son sus instrumentos de trabajo.
Por otra parte, hasta cierto punto es capaz de conocer los deseos de la gente solo por su manera de hablar, expresarse, gesticular y demás, incluso si no los han dicho directamente mediante palabras. Esto se piensa que es posible porque su poder de inferencia es superior a la de cualquier humano. En un instante puede conocer los deseos de una persona y por qué esos deseos se adecuan a ella.  Su poder se acerca a leer la mente, pero difiere en que éste observa los recuerdos de la gente, mientras que Miko es capaz de observar la constitución y el futuro de las personas.

Budismo y taoísmo

Practicaba fielmente el budismo, o eso es lo que la gente pensaba. Pero para ella no era más que una herramienta política.
El objetivo del budismo es librarse de todo sufrimiento. Debió de ser adecuado para el mundo de la política, donde es necesario pelear para alcanzar la paz. A través de sus creencias budistas, la masa fue convencida de que rebelarse contra la autoridad no les haría ganar nada.
En aquel momento, junto al budismo también se introdujo otra religión: el taoísmo. El concepto fundamental del taoísmo es entender el universo en sí mismo. Es una religión atractiva para cualquier humano ambicioso pero, al contrario que el budismo, es fácil imaginarse que el mundo caería en desorden si proliferase. Esto es porque para hacer caer a influyentes figuras uno debe superarlas con un poder aún mayor.
Mientras utilizaba el budismo para fines políticos anhelaba poderes extraordinarios. El poder que más ansiaba era el mismo que habían deseado un sinnúmero de figuras autoritarias: la inmortalidad. Aparentemente ese es el motivo por el que practicó el taoísmo, pues el máximo objetivo del taoísmo es alcanzar la inmortalidad.

Contramedidas

He oído que muchos humanos de la aldea desean ser sus discípulos. Es cierto que la vida corriente cambiaría radicalmente si se adquiriesen los poderes de un ermitaño.
Sin embargo, no parece pensar en estos discípulos más allá de meros sirvientas, algo bastante natural, pues en términos de “discípulos de ermitaños” no son más que peones o mensajeros (*2).
Por lo tanto, si también deseas conseguir poderes sobrehumanos, lo mejor será que evites encapricharte con volverte su discípulo.
Además, suponiendo que hayas conseguido los poderes de un ermitaño, los shinigami quizás intenten acabar con tu vida. Puede no ser muy agradable.
De todos modos, ella es muy cooperativa con los humanos, así que no hay que temerla. Si estás siendo perseguida por un youkai, debería proporcionarte cobijo en su residencia. Sin embargo, la entrada está escondida y nadie sabe dónde está… (*3)


(*1) Esto parece estar basado en la historia de Jesucristo. 
(*2) Es decir, los ermitaños solo utilizan su poder para beneficio personal. No hay ninguna necesidad de enseñárselo a los demás.
(*3) Si gritas, “¡ayúdame, Mikoemooon!”1 quizás te oiga con sus agudas orejas.


< Byakuren Hijiri Symposium of Post-mysticism  Sanae Kochiya >

1: Parodia de la frase de Nobita, de Doraemon, “¡ayúdame, Doraemon!” (助けてー、ドラえもーん!)

Anuncios