Parte 1 — ¿Qué cambios traerán los nuevos poderes a Gensokyo?

Volver a Symposium of Post-mysticism


Parte I
¿Qué cambios traerán los nuevos poderes a Gensokyo?

Akyuu — Me gustaría agradecerle a todas encontrar un hueco en sus ocupadas vidas para participar. Yo, Hieda no Akyuu, deseo recoger vuestras valoraciones en un informe por el beneficio de todo Gensokyo. Con eso en mente, me gustaría cederle la palabra a la moderadora de nuestro simposio, maga humana y una de las más expertas en Gensokyo sobre youkai, Marisa Kirisame.

Marisa — Ah, um, soy la moderadora, Marisa. Porque… Uh, quiero decir, porque creo que el simposio que aquí se presenta puede ser interesante, he aceptado el honor de tener este papel. Y, uhm…

Akyuu — Habla con naturalidad. Es irritante oírte hablar de esta forma.

Marisa — Bien pues. Empecemos con las presentaciones.

Kanako Yasaka — Soy Kanako Yasaka. Gestiono (*1) el santuario de la Montaña Youkai. Normalmente no pienso en otra cosa salvo en el sintoísmo, pero hoy estoy interesada en escuchar sobre otras religiones.

Byakuren Hijiri — Soy Byakuren Hijiri. Soy la suma sacerdotisa del Templo Myouren (*2), en las afueras de la aldea. Aunque soy la sacerdotisa líder, todavía soy una novata en alcanzar la Iluminación, pero hoy, por favor, considerad mis puntos de vista.

Toyosatomimi no Miko — Soy Toyosatomimi no Miko. Um, he renunciado a mi humanidad y ahora soy una ermitaña. Me he despertado hace poco, pero sentí que quizás pueda entender Gensokyo en profundidad viniendo hoy, así que decidí hacerlo. Hablando de ello, los habitantes de Gensokyo parecen llevarse bien si pueden tener un simposio como este…

Marisa — Oh, este es el primero. Aunque siempre estamos dispuestos a aceptar nuevos retos.

Miko — Así es…

¿Qué cambios traerán los nuevos poderes a Gensokyo?

Marisa — Aquí tenemos a una diosa sintoísta, a una sacerdotisa budista y a una ermitaña taoísta. Ya que hemos reunido a unas cuantas rivales de negocios, esto va a estar bien. Una charla a tres bandas entre tres figuras religiosas. Entonces, ¿de qué vais a hablar?

Kanako — ¿No eres tú, nuestra moderadora, la supuesta encargada de decidir eso?

Marisa — Oh, sí. Vale pues, el primer tema es “¿Qué cambios traerán los nuevos poderes a Gensokyo?”. Simplemente decid lo que queráis.

Miko — Como tú (ríe).

Kanako — Los “nuevos poderes” se refieren a nosotras, ¿verdad?

Marisa — Ah, sí. Para aclararlo todo un poco, las tres sois recién llegadas. El tema oculto de este simposio es que quizás seáis elementos hostiles que perturban nuestro Gensokyo pacífico, o algo.

Kanako — Y yo que pensaba que ya os estabais empezando a acostumbrar a mí… (*3)

Marisa — No importan cuántos años pasen, los recién llegados siempre serán recién llegados. Desde la perspectiva de los veteranos, de cualquier modo.

Miko — Bueno entonces, como la verdadera recién llegada, debería empezar.

Marisa — Adelante.

Miko — Mi primera impresión de Gensokyo, además del hecho de que hay youkai que hacen daño a la humanidad, es que la mente de los humanos es caprichosa y fácilmente influenciable. Los humanos de la aldea pasan sus días en vagancia mental, evitando mejorar sus vidas, y a los youkai se les permite aprovecharse de su capricho para el contenido de sus corazones. Francamente, es un milagro que esa sociedad no se haya colapsado aún, y creo que la situación actual es peligrosamente inestable.

Marisa — Uh, supongo…

Miko — ¿Por qué Gensokyo no tiene un administrador? La sociedad no puede funcionar con todos los humanos teniendo los mismos escalones sociales y rangos.

Marisa — ¿Un administrador?

Miko — Eso es. Los seres humanos necesitan líderes para guiarlos hacia un futuro lleno de esperanza. Si no hay nadie más calificado entonces yo sin duda…

Kanako — Me pregunto qué tipo de futuro le aguarda a los humanos bajo el mandato de alguien que ya no es humano.

Miko — “Mandato” es una palabra tan fea. Solo sería una medida provisional hasta que alguien entre los seres humanos sea capaz de imitarme y sobreponerse a mí.

Byakuren — ¿Puedo decir algo? Dices que en Gensokyo no hay un administrador pero pienso que eso no es del todo cierto.

Marisa — ¿Qué quieres decir?

Byakuren — El estado actual de Gensokyo no puede mantenerse sin el poder de los youkai (*4). Después de todo, Gensokyo fue creado por los youkai para salvarse a sí mismos. Los humanos en Gensokyo existen para no otro propósito que preservar a los youkai. Están siendo gobernados por los youkai.

Kanako — Estoy de acuerdo. Los youkai vigilan entre ellos para evitar que otros youkai campen a sus anchas y dominen a los humanos, y para asegurarse de que éstos no se debiliten en su condición actual y escojan el camino equivocado (*5). Por lo tanto, el hecho de que un gobernador no haya surgido de entre los humanos es el mejor interés de Gensokyo.

Miko — Así que así es. Pero si ese es el caso, entonces los pobres humanos aquí son criaturas patéticas…

Kanako —Piénsalo de esta forma: ¿son desafortunados los animales en un zoo?

Miko — ¿Y un zoo es?

Kanako — Una institución donde animales en peligro son protegidos y los humanos pueden observarlos y aprender sobre ellos. Coger a un pájaro libre y enjaularlo en una jaula pequeña… Cuando lo miras desde esa perspectiva, parece bastante desafortunado. Pero ahora, no tiene que preocuparse de los depredadores, o de quedarse sin comida, y siempre habrá muchos humanos a los que mirar, por lo que nunca se aburrirá. Si lo piensas así, ¿acaso no son afortunados?

Miko — ¿Así que los humanos de Gensokyo son animales en un zoo? ¿Qué ha pasado con la dignidad humana?

Kanako — ¿Dignidad, uh? No creo que eso sea algo que recibes de otros…. ¿Qué piensas?

Marisa — ¿Mmm? ¿Yo? ¿Qué es la dignidad?

Kanako — Orgullo, amor propio.

Marisa — Por supuesto, estoy orgullosa de todo lo que hago, pero incluso si me viese forzada en hacer algo, estaría bien con ello siempre y cuando me estuviese divirtiendo.

Miko — Ya veo… Entonces por favor olvida lo que acabo de decir.

Marisa — Espera, ¿de qué estabas hablando?

Todas — (ríen)

La razón por la que Kanako vino a Gensokyo

Marisa —De todos modos, me estaba resultando difícil seguir esa conversación. Honestamente, no me importan los humanos de la aldea. Hablad de vosotras. El tema era “¿qué traes a Gensokyo?”, después de todo. Así que para empezar, ¿por qué has venido a Gensokyo?

Kanako —Vine a Gensokyo en busca de nueva fe. En el mundo exterior, los templos se han vuelto trampas para turistas o son llamados cosas sin sentido como “puntos de energía”, por lo que lugares donde los humanos pueden ofrecer su fe a los dioses han desaparecido. Los dioses son seres que cesarán su existencia si los humanos no creen en ellos.

Marisa —Eso dices tú, pero tampoco creo que tengas demasiada fe en Gensokyo.

Kanako — Simplemente creer que somos reales es suficiente. En el mundo exterior, han dejado de creer que los dioses existen. En efecto, todo ha cambiado desde que nos mudamos a Gensokyo. Aquí, los humanos creen que los dioses existen como algo cotidiano.

Marisa — B-bueno, creamos en ti o no, tú estás aquí, ¿o no?

Kanako — Eso no es suficiente para el mundo exterior. Incluso si haces un milagro frente a sus ojos, se convencerán a sí mismos de que es una ilusión y se negarán en rotundo a aceptar que eso ha ocurrido. Los humanos son criaturas fácilmente influenciables, por lo que eso es la última moda.

Byakuren — ¿Una moda?

Kanako — Sí, una moda totalmente intencionada. Pero, sabes, la mejor parte es que incluso si no creen en la existencia de youkai o de dioses, todavía creen en alienígenas.

Marisa — ¿Oh? Nunca he oído nada sobre eso.

Kanako — En el instante en el que los humanos comprendieron que la vastedad del espacio estaba por encima de su control, empezaron a convencerse a sí mismos de que debía haber alienígenas en algún lugar ahí fuera, aunque nadie lo haya confirmado todavía. De repente, el racionalismo se convierte en misticismo si se va demasiado lejos. Divertido, ¿verdad?

Byakuren — Llevo un tiempo teniendo curiosidad; tu templo tiene dos dioses, ¿verdad? ¿Por qué?

Kanako — Técnicamente, tenemos tres (*6), pero no importa eso ahora. Nuestro templo ha pasado un poco… Bueno, dejadme decir que Suwako (*7) es una buena compañera.

Marisa — Oh, me sé esta. Suwako es la que verdadera dueña del templo, ¿verdad? Y tú solo eres la que hace cosas cara al público.

Kanako — Ejem. Aunque así no es como funciona del todo, no es falso que el Templo Moriya pertenece a Suwako. Pero Suwako no tiene demasiado interés en atraer fe, por lo que no tengo otra opción que atraer fe para nosotras yo misma. No hay otra opción.

Byakuren — Hablando de eso, señorita Kanako, eres de Suwa, Shinano, ¿verdad?

Kanako — Yo no, pero Sanae y Suwako lo son. Aunque viví mucho tiempo allí.

Byakuren — En realidad, yo también soy de Shinano. Eso me trae muchos recuerdos.

Kanako — Oh, ¿en serio?

Byakuren — Siempre que iba a Suwa, el lago estaba lleno de agua cristalina. Era un lugar maravilloso.

Kanako — ¿Cuándo?

Byakuren — No estoy segura. Quizás hace mil años, más o menos.

Kanako — Hoy en día ha dado un cambio radical y se ha vuelto una ciudad algo fría… Aunque estoy muy orgullosa de sus excelentes fábricas y la maquinaria tan precisa que hacen. También hay buenas aguas termales en la estación de tren…

ThGKPartI

La construcción del Templo Myouren

Marisa — Wow, no nos atasquemos en una conversación sobre una ciudad rural de la que nadie aquí sabe nada. La siguiente eres tú (señalando a Byakuren). ¿Por qué has venido a Gensokyo?

Byakuren — Soy una simple sacerdotisa en entrenamiento, pero por un desacuerdo menor, fui traicionada por los humanos y encerrada… Sin embargo, algunas de mis viejas amigas que me echaban de menos vinieron a mi rescate. Y ese lugar resultó ser Gensokyo.

Miko — Ahora, espera. ¿Significa eso que estás aquí por casualidad?

Byakuren — No por casualidad, más bien inevitablemente. Mientras no estaban en Gensokyo, mis amigas han sido incapaces de mantener su fuerza.

Miko — Construiste tu templo directamente encima de donde yo estaba durmiendo. ¿Eso también fue inevitable?

Byakuren — ¿De qué puedes estar hablando?

Marisa — Oh, sí. La tumba de Miko estaba bajo el templo, ¿verdad?

Miko — Construiste un templo budista, una religión que utilicé para fines políticos, encima de ella, y oigo que no es un templo cualquiera, sino un templo youkai lleno de youkai sacerdotes. Un templo lleno de un poder detestable, maligno…

Byakuren — Qué maleducada. Si bien puede estar lleno de youkai, esos youkai son más sinceros que los humanos. Al igual que los humanos pueden convertirse en ermitaños y celestiales, los youkai pueden convertirse en dioses y budas. Mi propio poder es tan grande gracias a los youkai.

Miko — Entonces eres una sacerdotisa poseída por la maldad entonces. Una sacerdotisa que ha caído inconcebiblemente lejos… O eso me gustaría decir, pero como alguien que ha usado el budismo con fines políticos, supongo que no tengo derecho a decir nada.

Byakuren —Bueno, para ser honesta, construimos el templo ahí porque nuestra ratona caza tesoros (*9) nos informó de que “¡había algo increíble enterrado!” así que lo inspeccionamos. Cuando resultó ser algo que parecía más peligroso que lo que nos esperábamos pensamos que debíamos hacer todo lo posible para ocultarlo.

Miko — Así que yo era esa cosa tan peligrosa, ¿eh?

Byakuren — Si bien sigo pensando que mi intención no era errónea, lamentablemente carecía de poder para hacerlo.

Miko — Eso significa que no pudiste mantenerme sellada, para desgracia de nuestra innombrable sacerdotisa que pensó que podía mantenerme callada para siempre.

La resurrección de la santa

Marisa — Podéis pelear más tarde (sudor). Bueno, la última es la historia de Miko.

Miko — Me eché a dormir con un conjuro. Tenía planeado despertarme como una ermitaña y disfrutar el mundo que yo deseaba, pero desperté y me di cuenta de que ya no estaba en el mundo corriente. Entonces me di cuenta de que estaba en Gensokyo. Estoy en proceso de estudiar cuidadosamente este mundo, y hoy será un día particularmente informativo. Aunque todavía no sé la razón por la que estoy aquí…

Kanako — La razón por la que estás aquí es simple. Es el mismo motivo por el que youkai y dioses como yo terminamos aquí tras ver que el mundo exterior ha dejado de creer en nosotros. Has dejado de existir.

Miko — ¿He dejado de existir? Pero, ¿no estoy aquí…?

Kanako — Sentido común y el sentido poco común; en otras palabras, realidad y fantasía. El mundo exterior y Gensokyo están separados a través de esa línea. Debido a eso pueden ser encontradas en Gensokyo cosas que han desaparecido, han sido olvidadas, o no se les reconoce su existencia en el mundo exterior.

Miko — Eso significa que he sido…

Marisa — Completamente olvidada.

Miko — ¿Entonces he pasado de una existencia humana a una existencia divina? (*10)

Kanako — Correcto. Bueno, según tengo entendido, ya eras vista como una deidad sintoísta.

Miko — Oh, sí. He olvidado mencionarlo, pero no vivo en Gensokyo.

Marisa — ¿Uh?

Miko — Vivo en un lugar que he creado yo misma. Vivir en un lugar donde nadie puede molestarles es la esencia de un ermitaño.

Marisa — Ahora que lo mencionas, otra ermitaña que conozco también vive en un lugar poco accesible. ¿Por qué os gustan esas cosas?

Miko — Es simple, si estudias las artes ermitañas lo suficiente. ¿Te gustaría ser mi discípula?

Marisa — Eh, deja que lo piense.

Miko — Podrías volverte inmortal.

Marisa — Ooh.

Kanako — Oh, ¿ahora estamos con el proselitismo? No creas que me quedaré callada. Cámbiate ahora y tendrás una suerte excelente durante dos meses.

Byakuren — Entonces dejadme a mí también. Soy un youkai que se parece a un humano, después de todo.

Miko — La verdad es que sois populares (risa)

El plan de Gensokyo

 Marisa — D-de todos modos, supongo que eso es suficiente con las presentaciones. Ahora me gustaría preguntaros qué vais a hacer con Gensokyo a partir de ahora.

Miko — Creo que me gustaría vivir una vida despreocupada sin ser molestada.

Marisa — ¿Y eso?

Miko — Trascender los asuntos mundanos para vivir una vida refinada en un mundo sin preocupaciones, ese es mi ideal.

Byakuren — Quizás estés pensando en que has logrado volverte inmortal y eterna estudiando artes ermitañas, pero para por desgracia los inmortales en Gensokyo tienen un enemigo natural.

Miko — ¿Te refieres a los shinigami?

Byakuren — Sí, vendrán periódicamente para matarte.

Miko — Creo que esas batallas serán una forma de entrenamiento. Una bonita lucha pausada.

Byakuren — De paso, decir que no estoy interesada en la inmortalidad. Bueno, para ser honesta, lo estuve. Pero tras haber entrado en contacto con los corazones de mis discípulos ahora solo entreno con un espíritu altruista (*11).

Marisa — ¿Y?

Byakuren — Desearía salvar a aquellos youkai que no se merecen estar en la parte más baja de la sociedad de Gensokyo, como aquellos que no quieren pelear.

Marisa — ¿Y qué pasará una vez los salves?

Byakuren — Los elevaré a un estado superior.

Kanako —Me suena ominoso. Simplemente imagina un mundo gobernado por youkai bodhisattva y youkai que han alcanzado la iluminación. Yo quiero crear un mundo donde exista un apoyo tanto para humanos como para youkai. Eso es la fe. La fe es necesaria para vivir vidas ricas de espíritu y libres de preocupaciones.

Byakuren — Eso es cierto.

Miko — Nuestros métodos son diferentes, pero nuestros pensamientos se parecen.

Marisa — ¿Y estás pensando en sacaros un pastizal mientras nos dais vidas ricas en espíritu?

Kanako — Sí, pero ¿y qué? Este país está lleno de malentendidos sobre la religión, con mucha gente oponiéndose a ella. Una de las razones es porque las religiones que dan mal uso a la fe se están expandiendo. Es un asunto desafortunado. Al igual que los deportistas usan las últimas teorías para entrenar sus cuerpos a la perfección, para volverse rico en espíritu y sentir la felicidad debes usar teorías y morales, que es en lo que se basa la religión. Es nuestro deber hacer que Gensokyo no se vuelva inmadura espiritualmente como le ha pasado al mundo exterior.

Marisa — Creo que lo entiendo, pero oyéndolo de ti… De todos modos, ya que lo has comentado, cambiemos el tema al mundo exterior.


(*1) Dice “gestionar” pero en realidad es una diosa viviendo en el templo.
(*2) Un templo con más sacerdotes youkai que humanos; algo así solo podría existir en Gensokyo.
(*3) Han pasado cuatro años desde que llegó a Gensokyo.
(*4) En realidad, todo va bien mientras el poder de la Barrera se mantenga. Es un sofismo utilizado por los youkai.
(*5) Así los humanos no podrán ser gobernados y usados a conveniencia.
(*6) Por lo que veo, Sanae también es una diosa. Por cierto, es normal contarlas como tres diosas en lugar de como tres personas, eso es solo para cuando los humanos cuentan dioses.
(*7) Suwako Moriya, una diosa rana.
(*8) Un lugar del mundo exterior. He oído que tiene un mar.
(*9) Nazrin. Se come el arroz, chilla.
(*10) Pensamiento positivo.
(*11) Una sospechosa manera de pensar y vender las cosas apoyándote en “¿no ves que estoy haciendo esto por tu bien?”.


< Aforismo Symposium of Post-mysticism  Kanako Yasaka >
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s