Mononobe no Futo

Volver a Symposium of Post-mysticism


ThGKFuto
Shikaisen del Japón antiguo
Mononobe no Futo

Habilidad: manipulación del feng shui.
Nivel de amenaza: bajo.
Nivel de amistad con los humanos: desconocido.
Principal lugar de actividad: Aldea de los humanos.


Una antigua humana que se maldijo para dormir durante mucho tiempo. Intentó convertirse en una ermitaña inmortal escapando del ciclo de la reencarnación mediante una muerte temporal. Pero en realidad, no fue tan bien como se esperaba y está siendo vigilada por los shinigami.
Al contrario que Toyosatomimi no Miko, quien también volvió a la vida hoy en día usando el mismo método, ha sido incapaz de adaptarse a Gensokyo, así que se cree que es inflexible. Lo mismo pudo verse en el pasado. Cuando estaba viva (?), llegaron dos religiones del continente y no puedo adaptarse al budismo. En su lugar, se aferró al taoísmo, el cual era mucho más similar a la fe del sintoísmo. A día de hoy continúa practicando el taoísmo, además de, supuestamente, servir a Toyosatomimi no Miko. Pero por cómo viste y actúa parece que todavía arrastra a medias los restos de su pasado, incapaz de dejarlo ir. Por otro lado, podría ser que simplemente es así es como es.
Su poder tiene una relación simbólica con el feng shui, o eso se dice (*1), pero debido a las similitudes en términos de adoración, lo que usa es casi idéntico al sintoísmo. Era una habilidad que adquirió antes de estudiar el taoísmo, y se mantiene sin cambios. Por ese motivo, aunque parezca anticuado, no se puede sentir nada de su dignidad tradicional.
Su personalidad es amable, pero está totalmente fuera de lugar con la gente corriente, quizás debido a que su manera de pensar no ha cambiado con el paso del tiempo. De algún modo, podemos decir que tiene un aire propio de ermitaño.
Actualmente actúa junto a Toyosatomimi no Miko, y a veces entrena por sí misma (*2).

Shikaisen

La tarea más importante de ser una ermitaña es luchar contra la esperanza de vida limitada de los humanos. Esto suele provocar peleas con los shinigami, algo que no es fácil. Se puede decir que los ermitaños son una raza que hace continuos esfuerzos para evitar la muerte, más allá de lo que hacen los humanos.
Entre ellos, los shikaisen son ermitaños que intentar huir de su esperanza de vida comportándose como muertos.
Hay muchas maneras de convertirse en shikaisen, y parece ser que el método que usó ella es el de “abandonar el cuerpo completamente, transferir el alma a un objeto concreto y, cuando llegue el momento, el objeto tomará su forma mientras que el cadáver se convertirá en el objeto”. Se dice que el objeto que utilizó ella fue un plato (*3).
Puesto que ya han abandonado su cuerpo y carne en el momento de su resurrección, hay cierto grado de libertada a la hora de tomar una forma, pero se dice que la mayoría de shikaisen escogerán parecerse a como eran antes. Esto es por su apego a su apariencia, pero también para que los otros puedan reconocerlos. Por este motivo parece anticuada, mientras que Miko cambió para adaptarse a los tiempos que corren.

Acercamiento

Parece que simplemente disfruta fortaleciendo su poder mediante el entrenamiento. No parece tener ningún tipo de hostilidad hacia los humanos, así que no hay motivos para temerla. 
Por otro lado, parece ser hostil contra los youkai sin motivo alguno. Quizás, debido a que es incapaz de adaptarse a Gensokyo, está actuando igual que cuando los humanos tenían miedo de los youkai. Por culpa de esto está rodeada de constantes conflictos.
Aunque puede salvar a los humanos de los youkai, su interferencia es innecesaria la mayoría de veces, así que no es más que una molestia. Lo mejor es estar lejos de ella.


(*1) Las habilidades son de autoevaluación.
(*2) Además de recuperarse del cambio de era.
(*3) Se dice que Miko, quien resucitó de la misma manera, utilizó una espada atesorada.


< Nue Houjuu  Symposium of Post-mysticism  Soga no Tojiko >
Anuncios