Parte 2 — El estado actual del mundo fuera de Gensokyo

Volver a Symposium of Post-mysticism


 

Parte II
El estado actual del mundo fuera de Gensokyo

Marisa — Hasta hace poco, tú (señalando a Kanako) estabas en el mundo exterior, ¿verdad?

Kanako — Eso es.

Marisa — Imagino que las cosas están muy avanzadas ahí, ¿uh?

El nivel espiritual de los humanos del Mundo exterior

Kanako — ¿Avanzadas? Depende de a qué te estés refiriendo, pero si te refieres a su tecnología, Gensokyo no le llega ni a la suela del zapato. Pueden crear casi todo lo que deseen, las tasas de muerte entre los humanos han bajado drásticamente, la información se comparte con todo el mundo de manera imparcial y siempre son capaces de saciar cualquier deseo de conocimiento. Podrías decir que es un paraíso.

Miko — Parece agradable, pero, ¿la espiritualidad de los humanos ha crecido lo suficiente como para aceptar eso?

Kanako — Sí, pensé que te darías cuenta. Excepto aquellos que han recibido una gran cantidad de disciplina, la espiritualidad humana no ha cambiado nada en miles de años. Sin embargo, una vez su mundo se volvió rico en riqueza material y conocimiento, incluso el humano corriente se empezó a dar cuenta de que la felicidad no puede alcanzarse solo con objetos materiales.

Marisa — ¿Ah, sí? Hay un montón de cosas que yo estaría dispuesta a conseguir, no importa qué (*1) tuviese que hacer para ello pero, de todos modos, nunca pude conseguirlas, da igual lo mucho que las quisiese. Pero, ¿estás diciendo que conseguir esas cosas no me haría feliz?

Kanako — Si consigues lo que deseas a través de tus propios medios y te esfuerzas para conseguirlo, eso se llama productividad; te enriqueces. Pero, ¿y si tuvieses algo desde el principio, o hubiese algún método establecido para conseguirlo, o si estuviese en algún lugar al que nunca llegarías sin importa lo que hagas?

Marisa — Mmm, eso sería simple mano de obra.

Kanako — Debido al exceso de bienes materiales e información, sus trabajos se han convertido en mano de obra. Para satisfacer los corazones de los humanos es necesaria una nueva perspectiva de trabajo, pero eso…

Byakuren — Eso sería altruismo propio (*2), ¿no es así?

Kanako — Sí, exactamente. El cambio traería satisfacción a través del trabajo en beneficio de los demás.

(Todo el mundo asiente)

Marisa — ¿Con qué estáis de acuerdo? No entiendo lo que está diciendo.

Kanako — (Ignorando a Marisa) Pero no se ha podido realizar bien la transición debido al estado actual del país y a su inmadurez espiritual. El requisito esencial para alcanzar la realización es aumentar el nivel propio de espiritualidad, pero por supuesto eso no es tarea fácil. Es difícil para cualquier que no haya nacido santo o no haya alcanzado la iluminación. Ahí es cuando entran los dioses. Los humanos veneran a los dioses y los dioses les perdonan, o así es como funciona. Así, incluso la gente corriente puede tener cierto nivel de moralidad y dedicarse a los otros.

Marisa — Entonces, ¿tan solo estás diciendo “adórame”? Eso es autojustificarse. Pero el mundo exterior no reconoce la existencia de los dioses, ¿verdad?

Kanako — Eso es lo inquietante, pues para el crecimiento espiritual es necesaria la existencia de dioses y youkai.

Los youkai activos en el Mundo exterior

Byakuren — Hablando de esto, hace poco una de mis discípulas trajo a un youkai del exterior.

Kanako — ¿Mmm? Es la primera vez que oigo esto.

Byakuren — Verás, la discípula, Nue Houjuu, es algo problemática. La mayoría de veces se desconocemos dónde y cómo se entrena (*3) y cuando hace algo, siempre será algo que no queríamos… Y esta vez trajo, de manera inesperada, a una amiga del exterior, un youkai tanuki.

Kanako — Así que todavía hay youkai tanuki en el exterior. Qué sorpresa…

Marisa — Ey… eso significa que todavía quedan dioses por ahí, ¿no? Quizás queden todo tipo de dioses en el mundo exterior. Por cierto, ¿cómo era el mundo antes de que existiese Gensokyo? (*4)

Miko — Veamos… Todos los días se hablaba sobre youkai y espíritus malignos. Por ejemplo, quién había sido secuestrado, o quién había exterminado a algo y se convirtió en un héroe… Esos solían ser los temas de conversación en la mayoría de bares y tabernas. 

Byakuren — Sí, en efecto.

Marisa — No es muy diferente de Gensokyo, ¿uh?

Miko — Exacto, no es muy diferente. Así es como alguien tan vieja como yo puede mezclarse en él sin sentirse fuera de lugar. Por cierto, según sé, mis seguidoras, Futo y Tojiko (*5), solían estar asustadas de los youkai y las maldiciones. Aunque hace poco, y esto es irónico, han terminado siendo temidas como “el fantasma de Mononobe” y “la maldición de Soga” (ríe). Quizás fuese la primera vez que entendiesen la naturaleza de los youkai.

El correcto significado de “La verdadera naturaleza de los youkai”

Marisa — ¿Y cuál es la verdadera naturaleza de un youkai?

Miko — El corazón humano teme a lo desconocido. Eso crea a los youkai y a los dioses.

Kanako — Y así la conversación se convierte en “¿He nacido de los delirios de los seres humanos?”. Aunque los delirios no se sientan, hablan y beben sake (ríe) (sacando el sake mientras habla)

Miko — No es como si los humanos hubiesen empezado a pensar así hace poco. Siempre ha habido aquellos que pensaban lo mismo, incluso hace mucho tiempo. “Un fantasma, examinado con cuidado, es hierba de plata marchita”. Ah, tomaré un poco de sake.

(※ Kanako también le ofrece sake a Byakuren)

Byakuren — Ah, no voy a tomar, gracias. Uno de los preceptos budistas es la abstinencia (*6), así que…

Miko — Ah, ¿eso? En mi tiempo (*7) no había ningún monje que se tomase ese precepto en serio (ríe). Todos aquellos que se llamaban monjes olían a carne y alcohol.

Byakuren — No cederé a la tentación.

Kanako — “En lugar de pronunciarme con un aire de sabiduría, es mejor terminarse el vino y sollozar lágrimas de borracho”. Ootomo no Tabito (*8) escribió una canción así. 

Miko — Me gusta. Es una buena manera de decir “Beber sake y llorar es mejor que pretender ser sabio”. Eres una sacerdotisa que comparte su sabiduría, pero desde la perspectiva de todo el mundo en realidad eres…

Byakuren — Por favor, no me intimidéis…

(Marisa le quita el sake a Byakuren)

Marisa —Entonces, volviendo al tema. Hace mucho tiempo solía ser Gensokyo en todas partes, al menos en el tema youkai. ¿Es eso cierto?

Miko — Sí.

Byakuren — Las cosas también eran parecidas en mi tiempo. Pero comparado con Gensokyo, antes los youkai quizás fuesen forzados a una vida mucho más en su contra.

Marisa — Uh…

Byakuren — Los youkai eran enemigos totales de los humanos. Si se pensaba que un humano ayudaba a los youkai, no importa si fuese un malentendido, lo echarían de la aldea llamándolo aliado de los youkai. El ideal humano era “un mundo sin youkai”.

Kanako — En ese sentido, pasa exactamente lo contrario en el mundo exterior. Ahora mismo, la realidad que ven los humanos es un mundo sin youkai, y el ideal es un mundo donde se busca a los youkai.

Byakuren — ¡¿El ideal es un mundo donde se les busca?!

Kanako — Eso es. “Sería divertido si existiesen. ¿No sería emocionante? Qué lástima que sean reales”. Esa es la mentalidad de los humanos modernos.

Byakuren — Qué inesperado…

Miko — Así que, al final, los humanos no tienen necesidad de que algo amenace sus vidas, pero, desde el fondo de sus corazones, quieren que aparezcan sus enemigos mortales. ¿Es eso a lo que te refieres?

Marisa — ¿Uh? Imposible. Eso es una contradicción.

Kanako — Puede que sea lo que dice la Srta. Miko. Uno no se siente vivo cuando no hay enemigos.

Experiencias paranormales en el Mundo exterior

Marisa — Mmm. No lo entiendo. Y me sorprende que los humanos del mundo exterior busquen a los youkai.

Kanako — No solo los youkai. Pasa lo mismo con los dioses.

Marisa — ¿Entonces qué sentido tiene venir a Gensokyo?

Kanako — Desear que existiesen no es lo mismo que creer que existen. “Ojalá existiesen, pero es imposible que existan”. Así es como piensan. Pongamos a los santuarios como ejemplo. Los santuarios de Gensokyo están habitados por dioses, los humanos los visitan para mostrar su fe y los dioses reciben la fe, otorgándole algo de poder místico a los humanos. A esto se le llama bendición.

Marisa — ¿Uh? Entonces, si voy a tu templo, ¿conseguiré algo de poder místico?

Kanako — Bueno, si tu fe es fuerte, así es. Pero en contraste, la gente visita los santuarios del mundo exterior pensando “Aunque no soy fiel, quizás pase algo bueno o mi deseo será concedido”. Se vuelve mucho peor aunque empiezan a llamarlos ‘puntos energéticos’…

Marisa — ¿Qué es un punto energético?

Kanako — Lugares donde la energía de la naturaleza puede entrar en tu cuerpo o alguna chorrada así… Básicamente, un lugar donde puedes ganar poder si vas.

Miko — Terrible (ríe).

Byakuren — ¿No son los lugares energéticos lugares para entrenar? Parece ser que los están confundiendo con suelo milagroso y sagrado.

Kanako — Exacto, es cierto que, por definición, son lugares sagrados. Si bien es posible ganar poder equivalente al de un shen xian solo entrenando aquí, como ya he dicho antes los humanos del exterior no creen en los ermitaños. Así que básicamente los ven como nada salvo un lugar para un fácil y rápido “power up”.

Marisa — ¿Qué es un “power up”?

Kanako — Hace tu danmaku más fuerte, ¿no? (ríe) Por cierto, también hay historias de sucesos misteriosos que le pasan a la gente del mundo exterior. Básicamente los humanos temen a los fantasmas, ¿verdad?

Marisa — Sí, es cierto que también hay humanos así aquí.

Kanako — Pero casi todos los humanos del mundo exterior no creen realmente en la existencia de fantasmas. Lo cual provoca un conflicto en su espiritualidad. “No existen, pero me asustan, por algún motivo. Espera, ¿y si realmente existen? No, no, es imposible que existan”. Algo así (ríe). En realidad, además de estos puntos energéticos, también hay unos “puntos misteriosos”… En esos sitios es donde es más probable que se aparezcan los fantasmas. Aprendí esto cuando vine a Gensokyo, pero es cierto que los fantasmas salen a jugar a esos sitios a menudo. 

Marisa — ¿Ah, sí?

Kanako — Me lo contó una señorita fantasma (*9).

Marisa — Bueno, después de todo, los fantasmas van y vienen como el viento. Quizás la Barrera no les afecte.

Kanako — Si se expanden rumores sobre un punto misterioso, termina convirtiéndose en una pequeña atracción turística… Los cementerios y los hospitales y los colegios abandonados se convierten en trampas para turistas. Casi quiero probar a vender bollos souvenir o algo así sobre “casas encantadas” (ríe).

Miko — Entonces, ¿básicamente es una prueba de valentía? Las pruebas de valentía cómicas existen desde hace mucho tiempo. Futo siempre ha sido una cobarde. Decía estar asustada de las estatuas budistas, las quemaba a menudo y todo el mundo se enfadaba con ella.

Todas — ¿Qué?

Miko — Para cuando la gente se diese cuenta, ya habría prendido fuego a un templo. Aunque pienso que se sobrepasó…

Marisa — Uh, no es lo que yo llamaría cobarde (sudor).

Byakuren — Quizás debería reconstruir nuestro templo con piedra para hacerlo incombustible. Y también hacer de piedra las estatuas budistas.

Miko — Si se lo dejas a Futo, lo quemaría todo en una sola noche.

Kanako — Por cierto, los santuarios y templos deshabitados también se han convertido en puntos misteriosos. Por supuesto, nadie los quemaría.

Byakuren — Bueno, se supone que los templos están para entrenar, así que pienso que no hay nada que temer.

Marisa — ¿Qué no asusta de un tiemplo lleno de youkai? Sería un buen punto misterioso incluso para Gensokyo.

Todas — (ríen)

El balance de la biodiversidad

Marisa — Por cierto, he oído esto de Mamizou, pero parece ser que no solo los youkai, sino que muchos animales también se están extinguiendo en el mundo exterior. Uno tras otro.

Kanako — Eso es verdad. Tarde o temprano esto no solo será un problema del mundo exterior.

Miko — Quieres decir que también afectará a la ecología de Gensokyo, ¿verdad?

Marisa — Solo una idea, pero si Gensokyo empieza a superpoblarse de bichos, ¿no estaría bien dejar que algunos se escapasen al mundo exterior?

Kanako — Ese es un pensamiento interesante.

Miko — Sin embargo, esa idea no puede funcionar.

Marisa — ¿Y por qué no?

ThGKParteII

Miko — Por lo que he oído, la razón de existencia de Gensokyo es ser exactamente lo contrario al mundo exterior. Las cosas que contradicen ese concepto no pueden traspasar la Barrera, y si les fuerzas a ello peligraría la vida de los youkai del interior.

Byakuren — Ese es un asunto en el que no podemos intervenir, pues es una regla de Gensokyo. Sin embargo, la extinción es el resultado de la selección natural. No es algo malo del todo. Aunque Mamizou no diría eso.

Marisa — Supongo. Pero aquí en Gensokyo los humanos somos débiles, pero seguimos estando vivos, ¿verdad? ¿No va eso en contra de la selección natural?

Kanako — Para nada. Si los humanos desapareciesen, significaría la muerte de los youkai. Visto así, la selección natural no causaría una extinción solo por ser biológicamente débiles.

Marisa — Mmmm… Así que eso significa que los fuertes deben dejar vivir a los débiles para su propia supervivencia. 

Miko — Los humanos son criaturas arrogantes. Si empiezan a temer a la extinción de otros seres vivos del mundo exterior no significa nada más que los humanos creen que son diferentes, superiores al resto.

Marisa — Suena a vosotros.

Miko — ¿Qué?

Marisa — “Somos diferentes de los humanos. Somos seres superiores”. Eso es lo que estáis pensando, ¿uh?

Miko — Bueno, eso es, supongo…

Marisa — Y de acuerdo con Mamizou, parece no solo están asustados de la extinción de los animales, sino de también de la extinción de culturas y costumbres. Dijo que quizás tuviese algún efecto sobre Gensokyo, pero ¿qué pensáis que significa eso?

Kanako — Existía esa tendencia cuando vivía ahí. Sería bueno tenerlo presente.

Byakuren — ¿Qué tipo de problemas tendríamos que plantearnos?

Miko — Los youkai de Gensokyo deben su existencia aquí a que los humanos los olvidasen, están en una mejor situación por haberse extinguido en el mundo exterior.

Byakuren — Comprendo.

Kanako — Sí. Bueno, no creo que los humanos de hoy en día pudiesen creer de verdad en la existencia de los youkai, pero en contraste podría nacer un nuevo tipo de youkai.

Marisa — ¿En el mundo exterior?

Kanako — Sí, los youkai han nacido a partir de los fenómenos desconocidos que dañaban y hacían daño a los humanos. Pero, al contrario que ellos, el nuevo tipo de youkai sería diferente. Acabarían formando parte de la corriente principal aquellos que son creados intencionalmente o aquellos nacidos para aceptar la irracionalidad.

Byakuren — Ya veo, quieres decir que serían creados para suavizar el desequilibrio de sus corazones causado por la desaparición de los youkai.

Miko — El corazón humano es cómodo. En ese aspecto, los humanos superan a los youkai.

Marisa — Espera un momento. No me estoy enterando de nada, es como si estuvieseis hablando en otro idioma (*10).

Miko — Estoy segura de que lo entenderías si te diésemos ejemplos concretos de ese tipo de youkai.


(*1) Sí que importan.
(*2) La mentalidad que cree que vivir sirviendo a los demás es virtuoso y necesario para vivir una vida rica.
(*3) ¿De verdad piensa que está entrenando?
(*4) La época en la que Gensokyo solo era una aldea rural en la profundidad de las montañas. Todavía está conectado al mundo exterior por tierra, pero es imposible entrar y salir libremente. Esto tiene el objetivo de preservar la existencia de los youkai.
(*5) Mononobe no Futo y Soga no Tojiko. He oído que son de la nobleza. Un gran clan.
(*6) Una de las reglas que los budistas deben seguir. Beneficioso para tu hígado.
(*7) Hace más o menos 1400 años. Se desconoce qué hacen ahora.
(*8) Un poeta del periodo Nara. Un hombre que amaba el sake desde lo más hondo de su corazón, o eso dicen.
(*9) Quizás Youmu o Yuyuko.
(*10) Yo tampoco, yo tampoco.


< Sanae Kochiya  Symposium of Post-mysticism Mamizou Futatsuiwa >
Anuncios