Epílogo por Hieda no Akyuu

Volver a Symposium of Post-mysticism


 

 Epílogo

Esta vez las tres participantes fueron una diosa del antiguo sintoísmo japonés, la jefa de una rama del budismo que se desarrolló en Japón y una ermitaña de una religión del continente, el taoísmo. Si bien difieren en sus ideologías, lo que tienen en común es que son “inmigrantes recientes de Gensokyo”.

Existen varias influencias en Gensokyo: humanos, seres espirituales que se parecen a fantasmas, organizaciones youkai que viven en las montañas, youkai fuertes y autosuficientes, aquellos que han venido del oeste, como los vampiros, celestiales que viven por encima de las nubes…

Por lo que se puede discernir de estos debates, el caos no debería caer sobre nosotros, los humanos, pues todas estas fuerzas se están manteniendo a raya las unas a las otras. Sin embargo, al mismo tiempo, podría ser peligroso que empezasen a trabajar entre ellas.

Planeo conocer y hablar con otros poderes con influencia en un futuro. Después de todo, está indirectamente conectado con la tarea de proteger a los humanos.

Sin embargo, la discusión terminó amargamente. Probablemente hubiese sido mejor permitir que Reimu acudiese desde el principio (aunque es cuestionable si sus verdaderas intenciones hubiesen sido escuchadas o no).

Incidentalmente, todo el mundo se fue sin ordenar la habitación. Mantenía un pequeño rayo de esperanza de que al menos Byakuren ayudaría a limpiar, pero… (*1)

En la sexta parte, he incluido los artículos de periódico que Reimu trajo consigo.

También he incluido al final del libro los artículos de aquellas que asistieron al debate. También añadí aquellos de quienes no fueron incluidos en las anteriores Crónicas de Gensokyo o no se han mencionado en esta publicación. Por favor utilízalas como referencia.

En caso de necesidad, supongo que publicaré otro libro.

Si deseas presentar alguna opinión, por favor visita la residencia Hieda. Si vienes a ayudar a ordenar el lugar, incluso los youkai son bien recibidos.

Novena Niña de Miare, Hieda no Akyuu


1: Bueno, era la única que no estaba bebiendo, pero puesto que Reimu persiguió a todo el mundo, supongo que no había remedio.


< Periódico Bunbumaru 5 Symposium of Post-mysticism  Periódico Bunbumaru 6 >
Anuncios