Enciclopedia: yama

Volver a Perfect Memento in Strict Sense


 Gobernantes del infierno
Yama

Nivel de amenaza: muy alto.
Frecuencia de aparición: baja.
Variedad: baja.
Principal ubicación de aparición: Higan.
Hora principal de aparición: desconocida.


Características

Aunque los shinigami no son youkai que viven en Gensokyo, aparecen en él en raras ocasiones, así que serán presentados aquí.
En tiempos pasados, cuando había muchos menos humanos, el
ciclo de la transmigración espiritual funcionaba con exactitud. La política de cruzar más se siete veces (más tres veces adicionales) (*1) se llevaba a cabo por los Diez reyes (*2). Pasando con éxito un solo juicio podrías disfrutar de una dulce próxima vida.
Sin embargo, como el número de humanos aumentó poco a poco, el número de jueces se mostró incapaz de mantener el ritmo. Entonces, los Diez reyes llamaron a los yama más poderosos del día para reducir lo máximo posible el número de juicios pendientes. Y por lo tanto se resolvió la falta de personal.
Además, los
jizou de todo el país interesados en servir a los yama se reunieron y se les confió el juicio de los difuntos en la ubicación de origen de cada jizou.
Casi todos los Yama son antiguos jizou.
Actualmente, para solventar el problema de los humanos superando numéricamente a los jueces, formaron “El Ministerio del bien y el mal”, junto con los shinigami y los oni del Infierno para realizar las actividad y la supervisión de las operaciones.

El Ministerio del bien y el mal

A cargo de esta organización están 10 yama (*3).
Bajo ellos se encuentran los jueces menores y los jefes kishin. Todos y cada uno de los jueces mandan sobre varios shinigami, mientras que los jefes kishin mandan sobre un número de oni menores.
Dentro de este lugar todos los de rango menor, incluyendo a los jueces menores, pueden consultar a los yama.
Primero, los espíritus que han sido llevados por los shinigami al Higan serán traídos a la corte de los jueces menores cuya jurisdicción entre en la antigua residencia del espíritu.
Cada juicio se preside por un solo juez, quien aprobará el juicio sin necesitar el testimonio del muerto (*4) y, por lo tanto, dividen las almas hacia el cielo, el Infierno o el inframundo, según dicte el veredicto.
Los jefes kishin se encargarán de las almas que caigan al infierno y ordenarán a los oni menores atormentarlas.
Pueden utilizarse un amplio número de instrumentos de tortura, pero la situación económica actual significa que muchos de estos artilugios se encuentran en una grave situación de necesidad de mantenimiento y reparación.
El sustento principal de la organización son las tarifas de aquellos que cruzan el Río Sanzu y también los puestos de concesión y carritos de comida que operan en el Camino de la liminalidad.

El juicio de un yama

Se leerán en voz alta y clara las fechorías cometidas cuando aún estaba vivo, se considerarán los detalles y la gravedad y se anunciará un veredicto.
Una vez se diga el veredicto, no hay oportunidad de revocarlo o apelar la decisión.
El juicio determinará el destino final del espíritu. “Si mientes, el yama hará que te arranquen la lengua”. Esto podría ser un dicho popular, pero los yama dicen esto a los mentirosos.
Para solventar el problema del excesivo número de muertos, el juicio procede ejecutado a una extraordinaria velocidad con un modelo tipo línea de ensamblaje.
Se alternan dos turnos sin cesar durante los juicios, pero en su tiempo libre disfrutan de una vida tranquila en el Higan.


(*1) El número original era siete, pero todas estas siete veces causaban problema, así que se añadieron tres juicios adicionales.
(*2) Los Diez reyes están compuestos por el rey Shinkou el inmóvil, el rey Shoukou el iluminado, el rey Soutei el sabio, el rey Fukan de la conducta virtuosa, el rey Enma el salvador misericordioso, el rey Taizan de la medicina y la curación, el rey Byoudou de la misericordia y compasión, el rey Toshi de la sabiduría y la fuerza y el rey Gotoutenrin de la vida y luz ilimitadas.
(*3) ¿Qué hará el ministerio cuando el número de aquellos que lo gobiernan sea demasiado alto?
(*4) Los muertos no mienten.


Página anterior: Komachi Onozuka

Página siguiente: Eiki Shiki, Yamaxanadu

 

Anuncios