Ermitaños

Volver a Perfect Memento in Strict Sense


Seres humanos un tanto peculiares
Ermitaños

Nivel de amenaza: muy bajo.
Frecuencia de encuentro: baja.
Variedad: normal.
Principal ubicación de aparición: desconocida.
Hora principal de aparición: desconocida.


Características

Entrenándose de acuerdo con los principios del bhāvanā, estas personas han adquirido habilidades sobrehumanas.
Sin embargo, no se han apartado completamente de sus deseos mundanos, más bien, se han separado de su servidumbre de tener que trabajar y ahora viven en Gensokyo.
No son inmortales, pero su edad y longevidad puede durar cientos o incluso miles de años.
Sus cuerpos se volverán cenizas de forma inmediata si se descuidan en su búsqueda del bhāvanā.
Al contrario que los celestiales, quienes son venenosos para los youkai, los ermitaños son una delicia para ellos.
Un youkai que se coma a un ermitaño podría ascender a un rango superior o a una forma más avanzada.
Es más, si un animal corriente come la carne de un ermitaño se convertirá en una bestia.
Dicho de otro modo, ser un ermitaño significa estar en el punto de mira de un sinnúmero de youkai.
Como si no fuese suficiente, los ermitaños siempre se ven acosados por la desgracia, la peor de todas es que una vez cada cien años vendrá un asesino del infierno (*7).
Durante este tiempo, si se descuidan aunque sea un poco de su búsqueda del bhāvanā y sus poderes se debilitan serán incapaces de repeler el peligro y caerán en el infierno.
Es difícil continuar viviendo como un ermitaño, ya no decir intentar convertirse en un celestial.
Uno puede esperarse que todos sean un poco peculiares, puesto que hay muchos tipos de humanos dentro del grupo de los ermitaños.
Su vida diaria se desvía de lo común, y la gente que no entienda su situación provocará hostilidades entre ellos, llevando a los ermitaños a abandonar la aldea humana.
Sin embargo, los lazos de compañerismo entre los ermitaños son profundos. Tan pronto como aparece un nuevo candidato para ser un nuevo ermitaño es tomado como un discípulo y, solo es una manera de hablar, será cuidado hasta que pueda valerse por sí mismo.

El día a día de los ermitaños

Su día a día es muy modesto y frugal, solo comiendo la cantidad mínima absoluta de comida que necesitan para vivir.
El primer día del mes mordisquearán las frutas y nueces de diferentes árboles y, de este modo, sobrevivirán (*9).
Es más, una vez llegan a los 500 años, cualquier tipo de comida es innecesario y será suficiente con ingerir niebla o calina.
Desde el momento en el que se despiertan, mirarán cara al sol naciente y recitarán sutras cientos de miles de veces (*10). Solo serán libres de salir durante un breve periodo de tiempo y, en la puesta del sol, volverán a recitar sutras.

Las habilidades de los ermitaños

Naturalmente, estos ermitaños, quienes son los humanos más atrayentes para los youkai, poseen grandes niveles de poder.
Además, se han dado muchas situaciones en las que un exterminador de youkai se convierte en ermitaño.
Debido a que sus cuerpos físicos son viejos, puede parece que son muy frágiles o invulnerables, pero hay muchos que se cuidan a sí mismo con curas naturales y se dice que sus cuerpos son más fuertes que el acero.
Es más, son capaces de aprender varios tipos de hechicería.
Si ven algo peligroso acercándose a un humano, acudirán en su ayuda inmediatamente y mostrarán la mayor de las amabilidades.


(*7) El mero acto de vivir es un pecado. Como el peso de ese pecado se hace más grande cuan mayor sea la esperanza de vida, es necesario realizar actos piadosos para compensarlo.
(*8) También se encargan de diversas tareas.
(*9) Como las ardillas.
(*10) Utilizarán técnicas que rotan los sutras para ser leídos.


Página anterior: celestiales

Página siguiente: los Ocho millones de dioses

 

Anuncios