Capítulo 3: El mundo en el que existen diferentes verdades

Volver a Curiosities of Lotus Asia


¿Qué planea la reportera Aya Shameimaru?
¡Aquí podrás encontrar la historia precedente a su nuevo trabajo “Touhou Bunka Shinpou”!

El mundo en el que existen diferentes verdades

Fuera había caído una espesa nieve y era incapaz de ver nada más allá de la ventana. No había quien apartase la nieve del camino a la tienda. Por lo tanto, apenas había visitantes en invierno y el negocio no iba demasiado bien.

Sin embargo, hoy hubo un visitante que llegó a horas tempranas. Dicho visitante estaba echándole un vistazo a los libros que estaban a la venta.

El exceso de noticias falsas y la posverdad1… Parece un libro complicado lleno de palabras que no entiendo. Me pregunto qué estará pasando en el Mundo Exterior”.

“Yo tampoco lo sé muy bien, pero parece que ha cambiado la persona que ha sido elegida para actuar de presidente y supervisar el mundo. Y esta nueva persona está desesperada por hacer pasar mentiras por verdades, lo que ha derivado en un caos”.

“Entonces es como una lucha de poder, ¿uh? El Mundo Exterior parece haberse convertido en un escándalo, al igual que Gensokyo”.

Reimu estaba leyendo una revista del Mundo Exterior. Su contenido incluía escándalos de celebrities, corrupción política, riesgos para la salud y esclavitud a cargo de grandes empresas — artículos que nada tienen que ver con los habitantes de Gensokyo. Esto es lo que, aparentemente, se conoce como “tabloide”2.

“¿Al igual que Gensokyo? ¿Estás diciendo que Gensokyo está en una escandalosa lucha de poder?”

“Algo así. Hay muchos más youkai intentando expandir su influencia sobre la Aldea de los Humanos y, si bien no ha habido ningún conflicto abierto, tengo la sensación de que algo se teje entre las sombras”.

“¿Por ejemplo?”

 

“Los tengu y los tanuki ya han empezado a dejarse ver y ejercen influencia en la aldea. Los conejos y los kappa venden sus productos a los humanos e incluso el templo youkai y el dojo de Miko parecen estar en un plan constante para atrapar el corazón de la gente. Estoy segura de que existen otras facciones youkai que intentan actuar en secreto y no tengo ni idea de por dónde empezar”.

A pesar de que lo dijese Reimu, no parecía muy preocupada. Es más, parecía estar disfrutando de la lucha de poder.

Sí que era una persona sin preocupaciones, sin estar ligada a nadie. Ni siquiera la gravedad podía con ella. Obviamente alguien con tanta libertad no tendría motivos para temer el control ajeno. Reimu podría ser capaz de observar la lucha de poder desde un punto de vista objetivo e, incluso, disfrutarlo como si fuese un juego.

Y entonces decidí hacerle una pregunta un tanto maleducada.

“Entiendo, así que están ocurriendo cosas tan importantes fuera de la tienda. Pero si Gensokyo cayese en manos de alguien… Me pregunto quién sería un buen presidente”.

Reimu reflexionó sobre esto.

 

—Ring ring.

“Vaya, qué frío hace. Últimamente nieva mucho más”.

Había llegado un nuevo visitante. La reportera tengu conocida como Aya Shameimaru. Solía visitarme de vez en cuando pero normalmente era solo para recopilar información o publicitar su periódico y rara vez compraba algo. Para ser sinceros era un tanto molesta pero me preocupaba tratarla mal y que escribiese cosas negativas de la tienda en su periódico.

“Por favor asegúrate de limpiarte la nieve de la ropa antes de entrar en la tienda”.

“Hala, Reimu…. Mmm, ya veo, ya veo”.

Desde hace poco he tenido más oportunidades de conseguir objetos del Mundo Exterior. Huelga decir que este era el trabajo de la señorita Usami pero debido a esto he sido perseguido de manera inexorable por esta reportera.

“¿Cuántas veces tengo que decírtelo? Ha sido la extranjera, la señorita Usami…”

Y entonces me callé. Se supone que tenía que mantener en secreto (para Reimu) las visitas de la señorita Usami a esta tienda. Sin embargo, la reportera respondió en voz alta, como queriendo que Reimu la escuchase.

“Ah, ya me acuerdo. La extranjera te los trajo, ¿verdad? Oh, es increíble que ahora tengas una conexión directa con el Mundo Exterior. Para ser capaz de atraer nuevas fuerzas hacia Gensokyo, el cual ha crecido mucho dentro de su aislamiento, Kourindou es bastante liberal”.

La reportera claramente me estaba tratando como un enemigo. Más que probable, esto es porque estaba formando parte de manera asertiva en la “lucha de poder” que Reimu había mencionado antes. Aunque estaba perdido y no sabía cómo se lo iba a explicar, Reimu estaba sorprendentemente calmada.

“Por extranjera, ¿te refieres a Sumireko, no? No es tan peligrosa como crees, Aya”.

Daba la sensación de que ya se había dado cuenta de que Sumireko había estado visitándome. Respiré aliviado.

“Mmm, me pregunto si eso será verdad. ¿No es tu trabajo, acaso, devolver a los humanos que se han adentrado desde fuera? ¿Entonces por qué no haces lo mismo con ella?”

“Eso solo es aplicable para los humanos que llegan a Gensokyo por accidente. En su caso lo está haciendo de manera voluntaria… Y el por qué se desconoce así que es un poco más complicado”.

“Vaya vaya, qué pena me da oír eso. Déjame tomar apuntes”.

Felizmente, Aya dejó constancia de algo en su cuaderno.

“¿Tomar apuntes sobre qué? Ni se te ocurra hacer de esto un artículo”.

“¿Qué estás diciendo? Como alguien que trabaja para exponer la verdad, no pararé solo porque alguien me lo diga”.

Aunque Reimu intentó quitarle el cuaderno, Aya la esquivó con facilidad y acabó sacándole una foto a su expresión ansiosa.

“‘¿¡El Santuario Hakurei asociado con una extranjera para tomar el control de Gensokyo!?’ Un artículo así causaría una gran conmoción, ¿a que sí?”

Aya dejó caer una amplia sonrisa.

“Exponer la verdad, dice. ¡Solo son un montón de artículos inventados!”

“Oh, pero yo creo que esa es la verdad. Entonces, ¿qué tiene de malo simplemente intentar informar sobre esa verdad? Exceptuando mundos ideales, como el de las matemáticas, no existen hechos que sean completamente objetivos. Esta es la respuesta que he decidido sostener como reportera. ¡Por esto crearé esta nueva ‘posverdad’!”

 

—Ah, el té de jengibre es lo mejor para un día de invierno. El calor se extiende por todo mi cuerpo…

Como de costumbre, había empezado un pleito entre la reportera y la sacerdotisa así que las observé desde la distancia mientras entraba en calor. Aunque la reportera había estado diciendo cosas un tanto ominosas, probablemente era mera provocación. Era posible que el asunto de la señorita Usami le pesara mucho.

“Por cierto, vosotras dos. Este no es lugar para holgazanear, así que, ¿quizás tengáis algo que atender?”

La reportera se giró y me respondió.

“Sí, por supuesto. De acuerdo a uno de mis canales de información, he oído que la extranjera se dejaría caer por aquí hoy. Así que he pensado en hacer periodismo improvisado.

“¿Eh? ¿La señorita Usami?”

Esa fue la primera noticia que tuve sobre ello. Y Reimu continuó.

“Eso te lo ha contado la ermitaña, ¿verdad? Yo también estoy aquí por lo mismo. Estoy aquí para hacer que entienda que debe venir al santuario siempre que entre a Gensokyo”.

“He venido a recopilar información, pero cuando me encontré a Reimu pensé: ¿no lo hace todo aún más sospechoso? No sería raro pensar que vosotras dos estáis conectadas sin que los demás lo sepamos”.

Dicho esto, Aya le hizo muchas más fotos a Reimu.

Empezando a estar un poco irritado por su comportamiento, le hice una advertencia con una provocación como objetivo.

“Será mejor que no construyas una verdad basada en un único punto de vista. Podría echarse a perder fácilmente”.

“Muchas gracias por su advertencia, pero ya sé eso sin necesidad de que me lo digan. Por eso estoy aquí. Para conectar todos los puntos, quería preguntarle a la persona en cuestión directamente…”

“Antes de que comiences con tu entrevista, primero me gustaría tener una pequeña charla con Sumireko”.

“¡Ves!, eso es muy sospechoso. Estás intentando que vuestras historias concuerden, ¿verdad?”

“No es eso. Verás, esa persona, mm… Le falta sentido común”.

“Vaya una excusa”.

Daba la sensación de que se estaba cociendo otro pleito, así que intenté hacerme camino entre ellas.

“Bueno, bueno, parece que las dos, curiosamente, habéis venido aquí con el mismo objetivo en mente. Me gustaría que no peleaseis”.

Las dos se miraron cara a cara.

“Pero, ¿cuándo se supone que llegará la señorita Usami?”

“Veamos… Debería haber llegado ya. Verás, tiene un patrón de llegada a Gensokyo…”

“De acuerdo a la información que he obtenido, sí que es cierto, efectivamente ,que el momento en el que tendría que haber llegado ya ha pasado”.

“¿Mmm? ¿Qué? ¿No me digas que…?”

Tuve una muy mala premonición. Fuera había nevado en demasía y la visibilidad era pobre. Sin nadie que apartase la nieve no habría un camino hacia la tienda.

“No habrá tenido un accidente, ¿no?”

 

—Fue decir esto y ambas entraron en acción.

Viéndolas salir afuera sin vacilar hacía que pareciesen personas en quien confiar. Había una gran diferencia entre ellas y yo, que no quería salir de mi cálida tienda porque mi té de jengibre todavía estaba caliente y había empezado a buscar un kimono acolchado.

Bueno, incluso si la señorita Usami hubiese tenido un accidente, estaría bien que esas dos la buscasen seriamente. Quienes tendrían más problemas si un humano del exterior desapareciese serían la sacerdotisa y los youkai. No había duda de que la buscarían hasta arriesgar sus vidas. Con la intención de dejárselo a ellas pensé que quizás era hora de una bebida caliente.

 

—Ring ring.

No mucho después, las dos volvieron con una chica en sus hombros. Estaba tiritando de frío. Ajá, en momentos así los tengu y la sacerdotisa pueden ser personas en quien confiar. No había necesidad de que yo también fuese a pasar frío.

“Oh, eso ha sido rápido. Debes tener frío, ¿verdad?”

Le ofrecí té de jengibre.

 

“Aah, pensé que moriría. Todo a mi alrededor estaba completamente blanco y me preguntaba dónde estaba”.

Sumireko estaba un poco emocionada de más.

“Vas muy fresca y con zapatos cortos. ¿No nieva en el Mundo Exterior?”

“Tan solo un par de centímetros. Aunque supongo que nevará de esta forma en las montañas”.

“Lo has debido de pasar mal, entonces. Aunque parece que has pasado el mejor rato de tu vida”.

“N-no es eso. No he empezado a revolotear por ahí porque he visto tanta nieve. Simplemente me perdí cuando intenté sacar una foto, ya que esto es raro para mí”.

Era obvio que había estado jugando con la nieve. Pensé que eso solo lo hacían los niños… Quizás la gente del Mundo Exterior eran mucho más inocentes de lo que pensaba”.

“Bueno, independientemente de eso, me alegra saber que estás bien. Deberías dar las gracias de forma adecuada. Después de todo, esas dos son quienes te han salvado”.

“Ah, sí. ¡Muchas gracias!”

Reimu estaba conmocionada ante la actitud alegre de Sumireko.

“Esta vez no ha pasado nada porque yo estaba por aquí, pero si no te tomas los accidentes en serio morirás”.

“Lo siento. Pero pensé que, como volvería si me despertaba, una hora no me haría daño”.

“¿Si se despertaba…? Me pregunto qué querrá decir con eso”.

Aya aprovechó la oportunidad. Viendo una cara desconocida, Sumireko estaba algo perpleja.

“Oh, discúlpeme. Soy periodista de primera clase, Aya Shameimaru”.

Como una empresaria, Aya le dio su tarjeta.

“¿Periodista…? ¿Hay trabajos así en Gensokyo?”

“Sí, al igual que los periodistas del Mundo Exterior. Gensokyo también necesita gente que disemine la verdad”.

Sumireko ladeó la cabeza.

“Usted es Sumireko Usami, ¿verdad? Discúlpeme que le haga preguntas mientras todavía está cansada debido al accidente, pero, ¿sería posible más tarde pedirle su cooperación para hacer una entrevista?

Aunque Reimu susurró “está bien negarse”, Sumireko dio una respuesta inmediata con un “¡suena bien!”.

“¿Una entrevista? ¡Parezco famosa! ¿Qué clase de artículo?”

“Hasta ahora he estado imprimiendo periódicos, pero esta vez pensé que podría intentar publicar una revista…”

“¿Eh? Es la primera vez que oigo que estás haciendo una revista”, dijo Reimu.

“¿No te lo conté? Para profundizar en la verdad es necesario una manera diferente de informar que no encuentras en un periódico, cuyo objetivo principal es informar rápido. ¡Así que pensé en publicar un libro utilizando como referencia las revistas del Mundo Exterior!”

Aya señaló un tabloide del Mundo Exterior.

“El nombre de mi nuevo tabloide será “Bunbunshun Shinpo”. He estado reuniendo artículos uno tras otro, ¡y creo que alucinaréis con su contenido!”

“Uau, ¡es un tabloide del mercado de masas! Aunque las únicas personas que puedo imaginar leyendo esto son gente mayor”.

“¿G-gente mayor?”

“Para ser sinceros, la Era de la Información de hoy en día no se preocupa sobre los problemas de los famosos o de drogas y dinero en la política. Hay un montón de gente que no ve la televisión. No sé por qué la gente se irrita tanto por esto — es un verdadero misterio. ¿Iba a ser mencionada en un libro así? No soy parte de ningún gran escándalo. Ah, ¿no me digas que planeabas hacerme una entrevista como si fuese una dokumo3? ¡Ah, qué vergüenza…!”

Rápidamente, Sumireko se puso nerviosa.

“Uh, b-bueno. Algo así. Dokumo, ¿no?”

“Qué va, ¡no juegues conmigo de esta manera! No soy una dokumo. Querías entrevistarme para hablar sobre el Mundo Exterior, ¿no?”

“Eh… Bueno, eso…”

Aquella boca estaba teniendo éxito en presionar a la arrogante tengu. Tanto Reimu como yo nos cubrimos la boca intentando no reírnos. Dokumo era una aproximación de dokugumo (araña venenosa) que aguarda paciente hasta que aparece su presa. Mirándolo como si la presa fuese atraída y atrapada en la trampa, lo cierto es que parecía que la señorita Usami era una dokumo4.

 

“E-esto. Otra vez, me gustaría cambiar de lugar y hacer una entrevista”.

Aya seguía echando un vistazo hacia nosotros. Parecía que no quería oír el contenido de su recopilación de información.

“Bueno, pronto tendré que volver al Mundo Exterior. Así que si no te importa, otro día”.

“Sí, eso también sería más conveniente para mí también. Respecto al lugar… Podemos encontrarnos en la sala de conferencia de la montaña”.

“Espera, no aceptaré eso”, dijo Reimu, forzándose a entrar en la conversación.

“Me parece bien no oír vuestra conversación, ¡pero al menos hacedlo en un lugar donde pueda veros!”

La expresión de Reimu se había vuelto severa. La atmósfera era demasiado hasta para Sumireko.

“¿Vale? Creo que aún no lo he dicho, pero este lamentable ejemplo de reportera no es humana”.

“¿Eh? ¿No es humana?”

“Es un youkai. Es más, es un tengu, conocidos por secuestrar humanos. Así que no la sigas tan ansiosamente hacia su guarida”.

Reimu le habló a Sumireko intentando aterrorizarla. Pero le salió mal.

“¿Un tengu? Genial, ¡eso es genial! ¡Como si hubiese conocido a alguien importante! ¡Qué guay, Gensokyo!”

“D-de cualquier modo, os dejaré utilizar mi santuario, ¡así que podéis hacer la entrevista allí!”

Reimu intentó enfatizar esto.

“Vale. ¡No me importa dónde hacerla!”

“Sí, sí. Entendido. Estoy segura de que hay verdades que quieres ocultarme. Pero esto acabará afectando a la verdad, así que no me importa lo que pase”.

Tras acordar su encuentro, Aya y Sumireko se fueron.

De repente Reimu parecía totalmente exhausta.

Al irse, dijo “ah, bien, bien. Respondiendo a la pregunta de antes, los tengu están fuera de ello. Diciendo cosas como inventarse la verdad, ¡alguien así no puede ser el líder de Gensokyo!”

Sin embargo, la señorita Usami era alguien muy interesante. Hacer que una tengu tan experimentada vacile en su tren de pensamiento e incluso que Reimu les deje su santuario no es algo que haría una persona corriente. Y en el caso de Reimu, se fue sin cumplir su objetivo original de advertir a Sumireko de no hacer nada por sí sola.

 

Tenía curiosidad por qué clase de artículo resultaría su entrevista.

 

—Eso es lo que pensé en su momento. Sin embargo, la primera revista de Aya Shameimaru, “Bunbunshun Shinpo” no se llegaría a publicar. Parece que Aya hizo una grave supervisión y prohibió su publicación. Aunque estaba contento de que no se inventase una nueva verdad, estaba un poco decepcionado, puesto que tenía ganas de leer sus artículos.

 

Continuará.


Notas de traducción

1: “Noticias falsas” y “posverdad” están escritos en inglés (katakana) y por eso Reimu no termina de entender el título.

2: La palabra que utiliza Rinnosuke en concreto es shūkanshi (週刊誌) cuya traducción literal es “publicación mensual”. Es un término utilizado para cualquier tipo de revista mensual pero que se ha acabado acuñando también para tabloides y publicaciones de similar índole. Para evitar cualquier tipo de confusión, he optado por adaptarlo a tabloide.

3: Versión corta de “dokusha model”, una modelo que solía leer susodicha revista/publicación y se utiliza como reclamo.

4: Rinnosuke malinterpreta la palabra dokumo como dokugumo, que significa “araña venenosa” (tal y como se ve en la ilustración que acompaña al texto).

Anuncios